Woodstock: aquí nació la nostalgia ‘hippy’

Hace ya 44 años, medio millón de jóvenes se hacinaban en Woodstock, el padre de todos los festivales musicales. Fue, quizás, el desastre más exitoso de la historia. Tres días de paz, amor y música convertidos en la imagen icónica de una época

Fue casi un mes después de que Neil Armstrong pisara la Luna y apenas unos días más tarde de que los seguidores de Charles Manson perpetrasen los salvajes asesinatos en casa de Roman Polanski. El 14 de agosto de 1969, furgonetas, autobuses escolares reciclados y miles de utilitarios colapsaron la ruta 17b del Estado de Nueva York. Aquel monumental atasco fue el comienzo de un legendario fin de semana en el que cerca de medio millón de jóvenes se dieron cita en los terrenos de la granja de Max Yasgur. 
Hubo una cantidad considerable de estupefacientes, mucho barro y una extraña sensación de liberación e idilio colectivo. Janis Joplin, Jimi Hendrix, Joan Báez, Sly, Richie Havens y Joe Cocker, y 25 grupos más, pusieron la banda sonora al desastre más exitoso que se recuerda en la historia de los festivales de música. El entonces gobernador, Nelson A. Rockefeller, declaró el condado zona catastrófica. El Ejército acudió a su auxilio. Medicinas y comida fueron lanzadas desde el aire. Woodstock pasó a convertirse en el hito de una generación. 
Cuarenta años después, la carretera que conduce hasta los terrenos donde se celebró el festival, en el pequeño pueblo de Bethel, apenas ha cambiado. Sin embargo, el número de turistas que visitan la zona ha aumentado bastante desde que se abrió en 2006 el Centro Bethel Woods. Su auditorio, de 15.000 localidades, programa actuaciones de Bob Dylan o la Filarmónica de Nueva York, o el concierto homenaje de los Heroes Of Woodstock, con ocho de los artistas que actuaron en 1969. 
Placa conmemorativa

En lo alto de una colina frente al auditorio, un centenar de escolares escuchan una mañana de julio la historia de Duke Devlin: «vine a pasar tres días y me quedé cuarenta años». Alto y corpulento, este superviviente del festival luce barba y melena blancas y muchos tatuajes en los brazos. Parece un Santa Claus alternativo. Tras su paso por la Armada estuvo varios años saltando de comuna en comuna. En una de ellas vio un anuncio del festival. No se lo pensó. En Woodstock se unió a los miembros de Hog Farm, el colectivo de Santa Fe. «Distribuimos comida y ayudamos a quienes tenían malos viajes de ácido»

Cuando todo terminó, Duke empezó a trabajar en una lechería de los alrededores. Hoy sus nietos van a la escuela local y él hace de guía en el centro. Subido a un cochecito de golf, conduce hasta la zona donde se montó el escenario en 1969, un gran rectángulo sin hierba, cubierto de piedras. Unos metros más allá se encuentra una placa conmemorativa. Una pareja en bermudas se saca fotos. El mito sigue siendo atractivo. El 2009, trece nuevos libros han sido publicados en Estados Unidos y el director Ang Lee estrena una película sobre el festival. 

Cabe darle la razón a Ellen Willis, la pionera crítica de rock que inauguró el género en el New Yorker. Ella escribió en su crónica del festival para la revista: 

Hay que reconocer algún mérito a los productores de la Feria de Arte y
Música de Woodstock: al fin y al cabo, han dado un golpe magistral en
cuestión de relaciones públicas.
Parece que han logrado que cuaje la idea de que la crisis en Bethel fue un caprichoso desastre natural más que el resultado de la incompetencia humana, que la asistencia masiva era totalmente inesperada (y que, por tanto, era imposible que cualquier ser razonable lo hubiera previsto) y que, además, ellos han perdido más de un millón de dólares en el proceso de ser buena gente, porque hicieron todo lo posible por convertir lo que apuntaba a ser un fracaso en un fin de semana increíble. 

El mito de Woodstock que Willis veía crecer días después del festival acabó de establecerse gracias al documental Woodstock Festival: 3 Days Of Peace & Music, dirigido por Michael Wadleigh y editado por Thelma Schoonmaker y Martin Scorsese. Llegó a las pantallas en 1970 y fue galardonado con un Oscar. En él se mostró al gran público la llegada del Ejército y los helicópteros, las pipas de papel de plata y el éxtasis colectivo; las actuaciones de Hendrix, The Who o Santana. Woodstock se convirtió en un mito global. Las imágenes de jóvenes desnudos bañándose en los lagos o deslizándose por el barro pasaron a formar parte del imaginario colectivo. 
Foto: Jim Marshall

El barro de 1969 ha quedado neutralizado en el centro de arte de Bethel. «Cuando me propusieron encargarme de esto, pensé: ¿cómo voy a vender sexo, drogas y rock and roll a escolares?», dice Wade Lawrence, el director del museo del centro. La solución ha sido apostar por el contexto y hacer un museo de historia política y social de los sesenta. Aquellos años estuvieron marcados por la lucha de los derechos civiles y el movimiento estudiantil contra la guerra de Vietnam. Kennedy llegó a la presidencia y Martin Luther King encabezó la histórica marcha hasta Washington; ambos murieron asesinados. Las comunas se expandían, el ácido y la marihuana eran moneda común entre los adolescentes alternativos y el rock vivía una nueva edad dorada. 
En las enormes pantallas del museo, Richie Havens canta ‘Freedom’ -el himno que improvisó sobre el escenario cuando ya no sabía qué más tocar- y Joe Cocker agradece la ayuda de sus amigos en ‘With A Little Help From My Friends’. Las vitrinas muestran las portadas de discos de Supremes, Dylan y los Beatles, entre otros. 
Woodstock se encuentra a una hora y media en auto del museo. Los promotores originalmente planearon celebrar aquí el festival. El veinteañero Michael Lang se instaló en Woodstock atraído por la presencia de Dylan, Joplin y Hendrix en la zona. Lang iba y venía de la ciudad y pronto consiguió una cita con Artie Kornfeld, director artístico en Mercury Records a los 25 años. Juntos idearon el plan de montar una discográfica con sede en el pueblo. 
John Roberts, rico heredero de una empresa química, y Joel Rosenbam, licenciado en Derecho por Yale, fueron los inversores de la recién fundada Woodstock Ventures. Pronto tomó cuerpo la idea de organizar un festival. Contrataron a un equipo y a una agencia de relaciones públicas, Wartoke, para publicitar el evento. «Soy un gran fan de usar los rumores como instrumento de promoción», escribió tiempo después Lang en un libro conmemorativo del festival.

Tras el escenario de Woodstock (Foto: Jim Marshall)

Tom Benton no escuchó los rumores que circulaban por el Village, simplemente vio un anuncio a toda página en el New York Times. Tenía 19 años y una pasión desaforada por la música. Lo recuerda sentado en su tienda de guitarras situada en la calle principal de Woodstock. «Me moría por ver a Jeff Beck y los Iron Butterfly, pero se cayeron a última hora del cartel». Benton no sólo fue uno de los pocos que pagaron -la avalancha de público hizo que los organizadores declararan la entrada libre-, sino que además asegura que no se perdió ningún concierto; ni siquiera el solo ‘Star-Spangled Banner‘ de Hendrix, que tocó en la mañana del lunes, cuando la mayoría del público ya se había marchado. 
Cuesta imaginar despeinado en el barrizal a Benton, un hombre de media melena canosa y chasquilla simétrica. Durante 20 años renunció a la música y se dedicó a ejercer como abogado. «Dije que cuando cumpliese cincuenta volvería a ello». En su tienda ha montado un sello discográfico e imparte clases. 
Tiber en el estreno de Taking Woodstock

Nadie estaba seguro aquel verano que el festival fuera finalmente a celebrarse. Las tensiones entre los socios crecían y las posibles localizaciones del macroconcierto se iban cayendo de la lista. Cuatro semanas antes que Woodstock abriera sus puertas, aún no tenía ubicación definitiva. 

«Yo salvé el festival. Es hora que se sepa que Woodstock ocurrió gracias a un gay», dice Elliot Tiber, irónico, sentado junto a su perrita Molly. Decidido a aclarar la historia, este escritor y cómico -vecino de Tennessee Williams en su juventud y amigo del fotógrafo Mapplethorpe- publicó sus memorias el 2007. El libro, Taking Woodstock, ha inspirado la película homónima de Ang Lee, en la que se recrea el motel El Mónaco que regentaban sus padres.

Elliott Landy, el fotógrafo oficial del festival, fue uno de los huéspedes del motel. Desde hacia algún tiempo vivía en Woodstock, donde había fotografiado a Bob Dylan y The Band para las portadas de sus discos. Los tres días que cubrió el festival tiró más de 2.500 fotos.


Más allá del documental y las fotografías, ¿fue aquél un momento histórico? «La música no fue memorable para los que lo vieron en directo», contesta el gran pope de la crítica Robert Christgau. «Seamos claros, los sistemas de sonido en 1969 eran malos»
Christgau fue al festival con su novia, la crítica Willis. También llevaron a sus dos hijos, de dos años y ocho meses. El más pequeño, Nathan, hoy es editor de música en la revista Rolling Stone. «Mis padres eran un poco más mayores que la mayoría del público. No eran hippies, tiraban más hacia un tipo beatniks-folk». En Bethel acamparon en el bosque. Años después, le contaron cómo acabaron dando de comer a un montón de desconocidos. «Decían que se sintieron como monitores de un campamento».

Woodstock, antes y después (Foto: Henry Diltz)

El lunes 17 de agosto de 1969, al terminar el concierto de Hendrix, los voluntarios y miembros de las comunas reclutadas por la organización comenzaron a limpiar. El promotor Michael Lang se subió a un helicóptero que le llevó hasta Wall Street. Allí se celebró la primera de las amargas reuniones que enfrentaron durante años a los cuatro organizadores. Se acabó la paz. En la granja de Yasgur tardaron un mes en recoger las toneladas de basura. Dicen que centenares de objetos quedaron en el fango. Arqueología de una generación que ya es historia.

[Artículo original de Andrea Aguilar para El País, publicado el 16.08.09. Editado para esta publicación por César Tudela]  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: