Timothy Leary: la psicodelia y el rock

Buscando algo en común en la renovación artística de los años 60, parece ser que el uso de alucinógenos es el punto de inflexión. Fue Leary, el gurú en la investigación sobre los efectos del LSD, el que inspiró a toda una generación con sus teorías. Fue entonces cuando rock y sicodelia se fusionaron.

leary-lennon2


«Timothy Leary’s dead. 

No, no, no, no, He’s outside looking in».



The Moody Blues




Richard Nixon lo declaró “el hombre más peligroso de Norteamérica” en 1973, fue vecino de celda de Charles Manson en la mítica prisión de Folsom, compitió contra Ronald Reagan para ser gobernador de California en 1969 y es padrino de las actrices Uma Thurman y Winona Ryder. Estos son sólo algunos de los hechos destacados en la biografía de Timothy Leary (1920-1966), norteamericano, escritor, psicólogo y precursor de la investigación asociada al uso de drogas psicodélicas, especialmente el LSD. Es considerado uno de los padres del hippismo, además de codearse en los sesenta con los mayores iconos de la generación beat como Kerouac, Ginsberg y Borroughs.

Se volvió adicto a internet desde los 80, “los PC son el LSD de los 90” diría, al punto que luego de la caída del muro de Berlín en 1990 escribió el siguiente texto, publicado más tarde en su libro Chaos And Cyber Culture (1994).
Finalmente ha sucedido: el inevitable y tan esperado clímax de las revoluciones juveniles. Los próximos 15 incontrolables años (1995-2010) se acelerará esta explosión vertiginosa del poder de la mente. Los restos fragmentarios de los antiguos sistemas sociales centralizados de las civilizaciones feudales e industriales se están derrumbando. El siglo 21 será testigo de una nueva cultura global, poblado por razas nuevas que honran a la individualidad humana, la complejidad humana, y el potencial humano. Ellos serán los encargados de la ejecución creativa de las nuevas tecnologías para la comunicación a la velocidad de la luz. Orientada al cambio, personas innovadoras, que son expertos en la comunicación a través de los nuevos sistemas cibernéticos.
Quizás en su afán de ser optimista al respecto, se adelantó un poco en los años, pero es algo que actualmente estamos presenciando y que es de esperar que el actual desarrollo de los acontecimientos puedan llevarnos a una era más iluminada. Es aquella chispa juvenil la que ha producido el despertar en la juventud, usando las mismas herramientas que fueron diseñadas para estudiar nuestros patrones de consumo como Facebook por ejemplo, miles de jóvenes menores de 30 años pasaron de la afiliación a grupos virtuales a tomarse las calles en pos de un cambio a nivel global.
Para Leary, la importancia de este despertar de la mente en relación a la música se establece tanto a partir de sus influencias directas o indirectas en las obras de otros artistas, como en el uso que el le dio como un complemento a sus mensajes y sus meditaciones, sin limitaciones, usando los medios que en su época estaban a la mano como herramientas para transmitir y compartir, desde la publicación de sus libros y estudios, la música de los ‘60 y, posteriormente, las nuevas tecnologías.
Su relación directa con la música comienza en 1969, aquel mismo año en que decide lanzar su candidatura a gobernador de California, usando el slogan “Come Together, Join the Party” (“vamos juntos, unámonos a la fiesta/al partido (político)”). En mayo de ese año, luego de proclamar su candidatura representando al movimiento hippie, conoció a John Lennon en Canadá, mientras este se encontraba junto a Yoko en el llamado “Bed-Inn”, un encuentro por la paz que se desarrollo en un cuarto del hotel Queen Elizabeth de Montreal (documentado en el film Bed Peace, que Yoko liberó en YouTube en 2011). De aquellos días, que en total fueron siete -iniciados  el 26 de mayo y finalizados el 1 de junio- salió el himno contra la guerra de Vietnam llamado ‘Give Peace A Chance’, en que participara como invitado, además de Rabbi Abraham Feinberg, Joseph Schwartz, Allan Rock, Petula Clark, Allen Ginsberg, Dick Gregory, Murray the K., Derek Taylor y la esposa de Leary, Rosemary. Todos reunidos en la habitación #1742 y nombrados por Lennon en la canción.
“Give Peace a Chance”
La relación entre Lennon y Leary no terminó ahí. Ese mismo día, el psicólogo le pidió al músico que le escribiera una canción para apoyar su campaña electoral. Lennon accedió y tomo parte del lema de Leary para escribir la aclamada ‘Come Together’ en en una versión más primitiva a la que todos conocemos, pero que finalmente, no terminó siendo usada en la campaña ya que el estado de California denegó la candidatura en base a los antecedentes penales de Leary, la mayoría de ellos arrestos por posesión de drogas. Pero la canción también le trajo algunos problemas a Lennon por un supuesto plagio a ‘You Can’t Catch Me‘ de Chuck Berry. La canción, finalmente se registró en el disco Abbey Roadconvirtiéndose en la canción más vendida de 1969 y pasó a ser una de las más versionadas del rock. Leary no supo que Lennon haría de ésta una canción más de los Beatles hasta que la escuchó mientras estaba en prisión, por lo cual le envió una carta quejándose, ante lo cual la respuesta de John fue que él era un sastre, y que Leary era un cliente que encargó un traje pero que nunca regresó, así que se lo vendió a otra persona. 
Leary también estuvo presente en la grabación de ‘All You Need Is Love’ de los ingleses e inspiró la letra de ‘Tomorrow Never Knows’, luego de que Lennon comprará el libro “The Psychedelic Experience: A Manual Based On The Tibetan Book Of The Dead”, el 1 de abril de 1966. La canción se comenzó a grabar el 6 de abril del mismo año. Lennon declararía más tarde:
Leary fue el que impulsó la primera ronda diciendo, tómalo, tómalo, tómalo. Y seguimos sus instrucciones en su «forma de hacer un viaje» del libro. Lo hice tal como dijo en el libro, y luego escribí Tomorrow Never Knows, que fue casi la primera canción sobre el ácido: «Deja todos tus pensamientos entrégate al vacío», y toda esa mierda que Leary había sacado del Libro de Los Muertos. 
En uno de sus tantos trabajos, Leary escribió un ensayo acerca de los Beatles, luego de lanzar el prestigiado Sgt. Pepper: Este no fue publicado, y sólo quedó el borrador y el listado de contenidos que llevaría por título:“Heroes of the Sixties: Meetings with Remarkable WoMen», aunque se rescató la cita.


Declaro que John Lennon, George Harrison, Paul McCartney y Ringo Star son mutantes, Agentes evolucionarios enviados por Dios, dotados de misteriosos poderes para crear una nueva especie humana. 

leary-ensayo
leary-disco

En 1970, Leary edita el disco You Can Be Anyone This Time Around, el que contiene extractos de sus discursos y conferencias de prensa, mezclado con algunos arreglos musicales completamente sicodélicos, como se puede escuchar en ‘Live And Let Live’ que tiene como banda ‘soporte’ nada más y nada menos que a Jimi Hendrix en el bajo, Stephen Stills en guitarra (de Crosby, Stills, Nash & Young), John Sebastian en guitarra y Buddy Miles en batería.

Leary, Hendrix, Sebastian y Miles.

En 1971, Pete Townshend compuso la canción ‘The Seeker’ en la que menciona a Leary como uno de los interrogados en su “búsqueda”, que posteriormente declararía como una “desesperación divina”.
I asked Bobby Dylan
I asked the Beatles
I asked Timothy Leary
But he didn’t help me either
Otras bandas con canciones dedicadas a Leary son: The Moody Blues con ‘Legend of A Mind’ del disco In Search of the Lost Chord de 1968, y los oriundos de Seattle, Nevermore con ‘Timothy Leary’ de su disco homónimo de 1995. También es mencionado en ‘Acid Memoirs’ (2003) de Dog Fashion Disco.
En el año 2000, en el disco Salival de Tool escuchamos la voz de Leary que pronuncia parte de un discurso en la introducción a ‘Third Eye’, en una versión en vivo que retrata la influencia del escritor y psicólogo en la música de la banda. La versión original de esta canción, en el disco Ænima (1996) contiene samples de audio del comediante Bill Hicks, quien hace referencia en sus actos a las drogas alucinógenas, tal como Leary en sus estudios. El titulo de la canción hace alusión a aquella búsqueda interior de la evolución espiritual:
La búsqueda del tercer ojo representa la máxima estimulación a la glándula pineal, alojada en el cerebro, donde se aloja el penúltimo chakra y representa la sabiduría. Se encuentra en el entrecejo. Tiene 2 divisiones compuestas, cada una en 48 pétalos, o sea, un total de 96. Este centro pertenece al mundo del espíritu en donde residen los superiores y permanentes principios del hombre. En el cuerpo físico, el tercer ojo gobierna la glándula pineal, el cerebro izquierdo, el ojo izquierdo, las orejas, nariz y el sistema nervioso en general. Cuando se activan todos los rayos, el individuo desarrolla la templanza, despierta ideas de dignidad, grandeza, veneración y sentimientos delicados, produce la clarividencia positiva. Su despertar otorga la evolución espiritual y el dominio del espíritu sobre la materia.
Tool–Third Eye

Las palabras que escuchamos de Leary en el inicio de ‘Third Eye’ son sacadas de su trabajo audiovisual de 1994 titulado “How to Operate Your Brain”, que presenta una meditación respecto a cómo debemos realizar un uso adecuado de nuestro cerebro, todo acompañado de música electrónica e imágenes coloridas.
Piensa por ti mismo, Cuestiona la autoridad. A través de la historia de la humanidad, así como nuestra especie ha enfrentado el escalofriante, aterrorizante hecho de no saber quienes somos, o hacia donde vamos en este océano de caos, han sido las autoridades, las políticas, las religiosas, las educacionales quienes han intentado calmarnos dándonos ordenes, reglas, regulaciones, informando, formando en nuestras mentes su visión de la realidad. Para pensar por ti mismo debes cuestionar la autoridad y aprender como llevarte a un estado vulnerable, de mente abierta; caótico, confuso, de vulnerabilidad, para informarte a ti mismo. Piensa por ti mismo. Cuestiona la autoridad.
El legado de Leary en la música y en la cultura occidental es, sin duda valorable. Aquella chispa liberadora que lo impulsó a estudiar los efectos de las drogas en nuestra conciencia y en nuestro actuar es la misma que ha impulsado a tantos a buscar lo mismo mediante el uso de armonías y riffs. No existe un sólo camino, pero el objetivo es el mismo: el de llegar a un desarrollo personal más allá del que la sociedad y el conjunto de poderes que la regulan nos establecen, una búsqueda espiritual, como la llamó Pete Townshend; aquella que llevó a The Beatles a ir a la India a buscar otra verdad, que finalmente no salió como esperaban, pero que los ayudó a cambiar su rumbo musical para convertirse en los más grandes; el mismo que impulsa a Tool para realizar un disco sólo cuando a ellos les parece, sin afanes comerciales, pero siempre con un mensaje novedoso y revelador.

El espíritu de búsqueda y de incomodidad que se nos propone es el motor de aquellos cambios que todos anhelamos. Leary y la sicodelia de los ‘60 aún tienen esa influencia en nuestra cultura por aquella chispa que todos llevamos dentro y que debemos canalizarla por los caminos correctos. Esa ansia de descubrimiento fue la que llevó a la música a su más alto momento en los sesenta y setenta, quizás por ahí descubramos lo que le falta a la música actual. Quizás, atribuirle influencia en toda la música sicodélica sea exagerado, pero es algo que sin su aporte y su trabajo se hubiese dado de manera distinta, y como él hay muchos más que seguiremos revisando.


Anexos:
Chaos And Cyber Culture, en Scribd (ingles)
How To Operate Your Brain , documental completo en YouTube (activar subtítulos)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: