Rock en tiempos de crisis

El capitalismo ha traído consigo un montón de nefastas consecuencias para la sociedad, que en otras épocas han sido denunciadas fervientemente por el rock. Pero hoy, ¿qué hacen nuestros músicos para usar la canción como arma de resistencia?

«La rebelión del rock es ante todo de orden textual» 
Lo decía Víctor Jara, lo predicaban los MC5, lo practicó Fela Kuti. Nombres podríamos dar muchos para mostrar como a través de los años, desde que el rock se desligó de las canciones melosas de inicios de los 60,  se erigió como el portavoz de su generación, como el catalizador del sentimiento popular, se alineó con la historia y se fue diferenciando de otros estilos musicales como el pop y la balada. Y a partir de aquello mismo, más tarde se hermanó con el hip-hop hasta llegar a la fusión musical. El rock de denuncia, de vivencias y contenido social ha perdurado gracias a la atemporalidad de sus composiciones, como pasa con las canciones de Los Prisioneros, Dylan o The Who o quizás el mundo se ha renovado tan poco desde los 60 hasta ahora, que aquellas canciones aun seguirán vigentes mientras el estado de las cosas se mantenga. El espíritu que hay detrás de este tipo de canciones no es nuevo, pero en los últimos años parece perdido dentro de la atomizada escena musical, donde no hay portadores o grandes estandartes de la música, y donde las letras, como vimos en nuestro resumen 2012, ya no hablan de las causas de las masas, sino que se encierran en relatos personales o más cotidianos, la cual podríamos denominar de alguna manera como una crisis de contenido, o de compromiso de los artistas con los cambios que el planeta demanda.
Si hablamos de las crisis, en el ámbito económico, estos últimos años hemos tenido varias, ya que son según Marx, un elemento intrínseco del sistema capitalista en que nos movemos. Pero el rock, como expresión artística, no ha estado muy ligado a los hechos acontecidos los últimos años, y que todos hemos presenciado a través de las noticias, salvo contadas excepciones.

Tal como lo hicieron en los 90, Rage Against The Machine o a principios del 2000 System Of A Down, en la actualidad aún podemos encontrar dentro de las letras de contados artistas masivos, llamados de alerta que dan cuenta del momento histórico del mundo, haciéndose cargo de las problemáticas generales de la sociedad que comparten con aquellos que disfrutan su música. Puede que existan muchas bandas alternativas o underground que tengan un mensaje mucho más directo y continuo dentro de sus creaciones musicales, pero lo que entendemos y queremos recopilar es aquel mensaje masivo y la forma en que éste, desde una plataforma mediática ya ganada, utiliza los medios que proporciona la difusión global para instalar dentro de sus seguidores (los más fanáticos y aquellos que recién conocen al artista) esa semilla de cuestionamiento que nos proponía Timothy Leary: “think for yourself, question autority”.  
Desde este punto de vista, escogimos a tres bandas (un solista en estricto rigor) que acordes a la escala de su difusión, van retratando de manera directa o indirecta la sociedad capitalista en la que estamos todos envueltos y la cual en los últimos años ha ido mostrando sus debilidades y sus consecuencias feroces en la economía mundial. Todas composiciones del 2012, que las hemos ligado a hechos noticiosos que no nos son indiferentes y ante los cuales siempre agradeceremos que los músicos los tomen como parte de su creación en lugar de pasarlos por alto como la mayoría de los artistas populares, que a veces sólo se conforman con decir un par de frases polémicas en las revistas, mientras sus discos hablan de cualquier cosa.

Serj Tankian y los gerentes

En primer lugar, y respetando el orden cronológico de estas creaciones, tenemos a Serj Tankian, carismático líder de System Of A Down, que en su tercer disco como solista Harakiri, utilizó como primer single promocional la canción ‘Figure It Out’, que fue descrita por el mismo en su web como una visión de un mundo “donde el capitalismo abusivo tiene como único destino la devastación humana y ambiental”. El coro de la canción es directo: “CEO’s are the disease”, acusando de manera directa a los altos ejecutivos de las grandes compañías multinacionales (CEO = Chief Executive Officer), como aquellos destructores del planeta y de la humanidad, que recaudan sueldos estratosféricos. Tal como quedó demostrado en la crisis de 2010, la denominada Crisis Subprime, por uno de los altos ejecutivos de la compañía que originó el hecatombe económico en USA, según relata Atilio Borón:

Richard Fuld, antaño todopoderoso CEO de Lehman Brothers, declara en el Congreso de Estados Unidos haber percibido 350 millones de dólares en los últimos ocho años por concepto de sueldos, comisiones y otras gabelas mientras el banco se fundía dejando tras de sí un tendal de víctimas. (Fuente: Página 12
Control ordinary behavior
Trough political extremism
Industrial society is the
Arch enemy of nature

Including human nature
The unthinking majority
Should just not be
Condemned, condemned.

Sinergia y el endeudamiento de los chilenos

En este extremo del mundo, el 8 de junio de 2012, la banda chilena Sinergia lanzó su quinto disco de estudio bajo el nombre de Aquí Nadie Debería Ser Pobre, desde donde ya podemos deducir hacia donde apunta el concepto del disco, explicado en la canción Eslabón, cuyo coro le sigue a la frase principal con “porque pa’ eso nos sobra el cobre”. Es por muchos conocido que en base a las malas políticas del gobierno de Eduardo Frei, las compañías extranjeras mineras se llevan nuestros recursos naturales con un Royalty muy bajo (Fuente: Ciper). El primer single de este disco, inspirado por el acontecer del país en 2011 y 2012 fue ‘Toy Chato’, recogiendo aquella disconformidad generalizada que existe en la población del país que luego de muchos años adormecida, salió a las calles a reclamar contra los abusos a lo largo de todo el territorio.
Pero la canción que queremos destacar aborda una de las problemáticas que afectan a la mayoría de la población de la denominada “clase media” y clase baja: el endeudamiento extremo. De acuerdo a un estudio de la Universidad de Concepción del año 2011: 
El crédito como medio de pago se insertó en la década del 70 en la economía chilena, dando pasó, junto al nuevo consumo gestado en la economía neoliberal adoptada por el gobierno militar, al endeudamiento como camino para la adquisición de bienes. Este consumismo chileno ha ido aumentando de manera explosiva, principalmente en los años 90, lo cual no ha hecho sino facilitar la adquisición de créditos dentro de la población. (Fuente: U. de Concepción)
En nuestro país, hasta para comer las personas se endeudan, que decir de derechos básicos como la educación, la salud o el transporte. Está instaurado en las clases más bajas la creencia de que la única forma para tener un cierto nivel de vida, es obligación endeudarse, lo que ha dado pie para diversas manera de estafa, que hasta hace pocos días hemos ido conociendo, como pasó con el Banco Estado y sus comisiones abusivas, o con el Banco Santander y su “alivio hipotecario”.

Todo lo que quiero y debo tener lo obtuve endeudándome, mi ejecutiva es fantástica, cada vez que estoy en problemas o quiero algo, aumenta mis cupos y capacidad de crédito. Es decir, no le importa si puedo pagar, ese es MI problema, ella gana su comisión, cumple sus metas y yo tengo lo que quiero, todos felices. (Fuente: El Pilín)

La canción de Sinergia ‘El Demonio De Las Deudas’, se anticipó a estas situaciones, en base a tantos abusos que viven las personas a diario, gracias a los “ofertones” de las casas comerciales que solo benefician a los empresarios de las mismas. Con su sentido del humor característico, y en un lenguaje simple entregan un mensaje que es de esperar pueda ser asimilado por las personas que poco a poco se van hartando de los abusos de estas prácticas económicas.

Si el banco te envía una tarjeta en navidad
O si una multitienda te ofrece un Ofertón
Si una tarjeta tiene toda la libertad
Ten mucho cuidado porque hay algo detrás
Si ahora te prometen el mejor interés
Si suena el teléfono y te empiezan a grabar
Si alguien te da un crédito y sonríe “todo bien”
Ten mucho cuidado porque hay algo detrás

Muse y la crisis europea

Al otro lado del charco, a fines de septiembre, los ingleses de Muse liberaban su sexto disco titulado The 2nd Law, que luego de lanzar cuatro singles con gran éxito, iniciaron un concurso para la creación del video del track ‘Animals’, cuyo ganador se conoció el 20 de marzo de 2013 y cuyos resultados sin duda reflejan de muy buena manera el mensaje que la banda quiso entregar. La canción resume en gran parte, a partir de una animación realizada por Inês Freitas y Miguel Mendes (Portugal), de manera metafórica lo que hemos retratado más arriba: el abuso de poder, el endeudamiento y el comportamiento salvaje de los empresarios, cuyos efectos se aprecian en la crisis europea de Grecia y España, por nombrar a algunos.

Analyse
Franchise
Spread out
Kill the competition,
And buy yourself an ocean.

Amortise
Downsize
Lay off
Kill yourself,
Come on and do us all a favour.

El desenlace del video puede asimilarse a lo ocurrido en Islandia luego de la crisis de 2008:

Apenas tres meses después de que estallase la burbuja financiera, en otoño de 2008, Islandia tumbó a su Gobierno y dejó quebrar a sus bancos. En poco más de dos años, el país de 320.000 habitantes se negó dos veces y por referéndum a hacerse responsable de una deuda bancaria de 6.700 millones de euros. Se trata de la deuda de Icesave, filial de uno de las principales entidades del país, que dejó a cerca de 400.000 clientes británicos y holandeses sin un céntimo de lo invertido. (Fuente: Huffington Post)

Ese ejemplo es posible replicarlo en el mundo entero, quizás solo debemos encontrar la forma de hacerlo. O como dice Serj Tankian: “Fuck, let’s figure it out”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *