NOLA Effect: el inconcluso reencanto del metal

Estrenando el ciclo “revoluciones inconclusas” del rock, analizamos la escena metalera de New Orleans, que aún teniendo a Phil Anselmo comandando las huestes noleanas, no logró consolidarse dentro de esta época esquiva a los sonidos más pesados.


Para los entendidos del rock y del metal, New Orleans nos ha entregado músicos memorables que agitaron más de una vez nuestras cabezas. Así lo hizo Phil Anselmo junto a Pantera hace quince años -un 6 de mayo del 1998- cuando nos visitaron y casi “destruyen” el Teatro Monumental con su música y la más que entusiasmada fanaticada que asistió a ese memorable show. Ya pasado el tiempo, Phil vuelve nuevamente a pisar suelo chileno luego de dos años con Down (Kirk Weindstein, Pepper Keenan, Pat Bruders y Jimmy Bower), específicamente en el Metal Fest

Pero mas allá de lo que puedan hacer juntos como Down, fue la memorable escena de New Orleans -que ellos mismos se han encargado de poner en los oídos de muchos- la cuna de una nueva camada del metal. Es aquí donde analizaremos la historia detrás del mito que ha significado Down y el metal sureño. 
Seattle, 1983. Un grupo comienza a dar sus primeros pasos y a dar forma a un nuevo “estilo” de música. La banda: Melvins. El estilo: sludge metal. Aparecen cuando ya todos habíamos pensado que Black Sabbath había pasado a la historia, dejado atrás por la nueva ola de heavy metal británico y el thrash metal, estilos que predominaron, junto a otros, en la década de los ochenta.

Kurt Cobain y Buzz Osborne

Tomando la tonalidad oscura de la guitarra de Tony Iommi y haciendo descender la velocidad en la cual es interpretada, junto con baterías que marcaban las pesadumbres de la música, Melvins sale como la banda que da pie a un sinfín de artistas que brillaron en los primeros puestos de las listas internacionales en la primera mitad de los 90, curiosamente no dentro del metal, sino que en el rock alternativo que estaba emergiendo ahí en su natal Seattle: el grunge. Nirvana, Alice In Chains, Mudhoney, Soundgarden, son sólo algunas bandas que han citado al trío de Aberdeen como mentores . Dejados en cierta forma de lado, se vieron afectados por el síndrome de las bandas pioneras, las cuales se han tenido que conformar con bajas ventas mientras ven como sus sucesores brillan en ventas y conciertos.

Phil Anselmo, en el libro Precious Metal: Decibel Presents The Stories Behind 25 Extreme Metal Masterpiece, recuerda el impacto que causó la banda de Buzz Osborne en la escena: 
En esos días, todo en el underground era rápido, rápido, rápido. Fue la regla del día, Pero cuando Melvins salieron con su primer álbum, Gluey Porch Treatments, realmente rompieron el molde, especialmente en New Orleans. Las personas comenzaron a apreciar el tocar más lento. Con eso, todo lo viejo de Black Sabbath volvió. 
Devastados por el increíble surgimiento del grunge, el metal vio como era olvidado y obligado a permanecer en la oscuridad durante algún tiempo. Pero en Texas, una banda se ve en la necesidad de experimentar nuevos caminos. Pantera decide cambiar a su vocalista y dejar de lado su imagen glam para pasar a algo más pesado y violento. En 1987, un joven que contaba con apenas 19 años es reclutado para dar vida a este nuevo proyecto. Phil Anselmo da sus primeros pasos con Power Metal de 1987, disco de Pantera que aun no veía su camino, pero dejaba entrever lo que se estaban proponiendo. No fue sino hasta 1990 que el metal es salvado por el increíble Cowboys From Hell, el cual propone un sonido totalmente renovado. Una mezcla entre sludge, punk, hardcore y heavy metal, para dar paso al groove metal que se vería acentuado en su siguiente placa llamada Vulgar Display Of Power, de 1992.

Pantera (Foto: Joe Geron)

Pero Phil siempre se sintió más a gusto en su ciudad natal, New Orleans (Pantera tenía sus cuarteles en Texas). Amante y orgulloso hijo de esta ciudad, decide participar de un nuevo proyecto (uno de muchos) llamado Down, que incluía a Pepper, Kirk y Jimmy. Pero no sería hasta 1995 que su placa debut vería la luz. NOLA (abreviatura de la ciudad New Orleans), pone los ojos de varios en esta nueva banda de sureños. El éxito del disco fue moderado, pero alcanzó a entrar en las listas y fue aclamado por varios críticos de música. David Reamer, de AllMusic, escribió al respecto: “Se trata de un disco histórico, que combina el talento de dedicados rockeros y debiese ser incluido en cualquier colección de música heavy metal”. Sin embargo, Down se ve puesto en segundo plano por sus integrantes debido a los diferentes compromisos con sus bandas.

Era el año 2000. El mundo había sobrevivido al Y2J, la vida sigue, pero así como hay muchas que comienzan, otras se acaban. Pantera, banda insignia del metal durante la década de los 90, se ve en serios problemas internos. Las grandes giras, el alcohol, las drogas y la tensión de ver las mismas caras todos los días hacen que los hermanos Abbott comiencen a ver en Phil la eminente destrucción. Para peor, Anselmo, el encargado de animar el público, se ve afectado por un doloroso malestar de espalda que sólo sería eliminado con operación y decide darse un descanso, o es eso al menos lo que dijo para excusarse de sus deberes con Pantera. Pero es en este mismo año de supuesto descanso en que Phil da vida y nuevo aire a dos de sus proyectos paralelos más importantes. 

Por un lado, Down saca a la luz su nueva placa: II A Bustle In Your Hedgerow, y por otro, se edita el álbum debut de Superjoint Ritual. Esto significaba, para Dimebag Darrell y Vinnie Paul, la traición misma. Pantera llegaba así a su anticipado final, el cual acabaría de finiquitarse un 8 de diciembre de 2004, cuando Nathan Bray da muerte al mítico guitarrista sobre el escenario de Alrosa Villa, Ohio.

Down

Pero volvamos un poco más atrás, específicamente a principios de la década de los 90. Una escena se comienza a formar entre los jóvenes de New Orleans. Crowbar y Eyehategod comienzan a sacar sus primeros discos. El primero con Obediencie Thru Suffering, de 1991, seguido por In The Name Of Suffering de 1992. Estos discos marcaran el camino para un sinfín de bandas que se vieron influenciados por el oscuro y lento sonido de estas. 
Ya con varias bandas en el circuito, se comienza a gestar lo que sería una cuna para varios músicos en los bares de NOLA que permitían el estruendoso ruido de estos grupos. Es de aquí donde Phil, Jimmy, Pepper y Kirk se conocerían y de donde saldría una larga amistad que los llevaría a toparse en más de un proyecto musical. La lista de bandas es engrosada por Acid Bath, Goatwhore, Superjoint Ritual, Kingdom Of Sorrow y muchos otros proyectos que quedaron a medio terminar. Y a pesar de no ser una banda formada en New Orleans, vale mencionar a Corrosión of Conformity, fuertemente ligada a la escena mediante Pepper, que por muchos años fue el vocalista y guitarrista de ésta.

El camino del metal noleano pareció seguir un buen curso: ya sin Pantera y sumido en la depresión causada, no sólo por la muerte de Darrell, sino que por las acusaciones por parte de los más cercanos de Pantera de haber provocado la muerte de éste, Phil comienza a dar sus siguientes pasos en la música y crea otro gran impulso a la escena metalera de New Orleans: Housecore Records. Es una productora de discos de los innumerables proyectos paralelos de Anselmo y de ciertas bandas que, a su parecer, merecen ser escuchadas. Además de bandas nuevas, firman con Housecore: Crowbar, Eyehategod y Down, bandas ya insignias del sludge. La lista continua con Arson Anthem, Christ Inversion, The Mystick Krewe Of Clearlight, Haarp, Ponykiller, Soilent Green y Warbeast, entre otras, cubriendo una amplia gama de música, pero sin dejar de lado esas raíces sureñas que tanto marca a New Orleans. 


NOLA, a pesar que para algunos es la ciudad del sludge metal, esta se ve lejos de sus días de gloria, siendo sólo mantenida por sus bandas insignias. Igualmente, dentro del underground, podemos encontrar una que otra banda que, apoyado por Housecore, están logrando terminar sus discos. Por ejemplo, hoy en día es clásico ver a Phil Anselmo con una polera de la banda Haarp, que el año recién pasado publicó su segundo disco. De todas formas, el toque oscuro, lento y desgarrador del sludge es fácil detectarlo en algunas bandas que han mezclado y han obtenido su propio sonido, como Alice In Chains,  Black Label Society o Mastodon
Aun recuperándose de los devastadores desastres provocados por el huracán Katrina, esperemos que New Orleans y su música resurja desde su base underground. Quién sabe, a lo mejor el sludge noleano deje de ser una revolución inconclusa más en el siempre inquietante y brutal mundo del metal.
DISCOS RECOMENDADOS: 

Melvins – Houdini
1993
Atlantic Records

Down – NOLA
1995
Elektra

Corrosion Of Conformity – Blind
1991
Relativity

Acid Bath – Paegan Terrorism Tactics
1996
Rotten Records

Kingdom Of Sorrow – Behind The Blackest Tears
2010
Relapse

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: