Listas +R: «Big4» de todos los tiempos

A lo largo de la historia del rock, han surgido grupos o solistas que han formado parte de varios hitos musicales, que han estado juntos en el momento y en el lugar indicado, redescubriendo y entregando nuevos sonidos a aquellos ávidos de esta chispa musical. 
Bajo este criterio, en la década de los ochenta nos encontramos con grupos como Slayer y Metallica, que lanzan sus primeros discos en 1983, así también Anthrax y Megadeth, que se asoman a la luz pública en los años consecutivos (1984 y 1985, respectivamente). ¿Por qué estos grupos y no otros? Simplemente, por considerarse en razón popular los precursores en una de las escenas musicales alternativas de esta época, la cual cultivó seguidores bajo el designio de thrash metal. También, porque son las cuatro bandas con mayor venta de discos dentro de este género y con los ídolos más populares, como James Hetfield o nuestro Tom Araya. 
Consagrados como monstruos de la música internacional, el 2011 se da la idea de reunirlos arriba de un mismo escenario bajo el apoteósico nombre de «Big 4». Estos precursores del thrash cumplían así el sueño húmedo de millones de fanáticos del género. Varios conciertos alrededor del mundo y hasta un dvd como testimonio ísico de este hito musical que no tiene parangón en el mundo del entretenimiento musical. 
Apelando a la memoria del staff +Rock, recopilamos una selección de los «4 Grandes» de todos los tiempos que podrían ser parte de un espectáculo soñado. Nueve grandes conciertos (sí, nueve, porque es el número de nuestra publicación), un amplio catálogo de artistas del rock y un montón de sueños que, quizás, algún día se concreten.

“B4 Grunge”: Pearl Jam, Mudhoney, Soundgarden, Alice In Chains 

Pearl Jam y Soundgarden en el backstage del
Lollapalooza 1992

Son los cuatro baluartes del sonido Seattle de los entrañables 90 que están reunidos, vigentes y sacando discos. Sin duda, es el sueño de toda nuestra generación, esa que vistió jeans rasgados y camisas de franela. Este cuarteto ya tiene un antecedente de concordancia: era 1995 cuando bajo el proyecto Self Pollution Radio, éstas y otras bandas salieron bajo la frecuencia modulada yanqui. Lo emotivo de esta conjunción es que además son amigos y tuvieron otros proyectos juntos, con lo que se podría dar rienda suelta a otras fantasías, como ver y escuchar en vivo algo de Temple Of The Dog, o esa «humorada» llamada Alice Mudgarden. O, quizás, invitar a amigos de la talla del incombustible Mark Lanegan y tributar a Mad Season, y a Dave Grohl para sacar algunos temas de Nirvana. Soñar es gratis. 

“B4 Patronos Del Rock Chileno”: Los Jaivas, Congreso, Blops, Los Mac’s 

Afiche del concierto histórica entre las tres leyendas
del rock chileno: Los Jaivas, Congreso, Blops.

Otra vuelta en el tiempo, esta vez a los 60-70. Sus máximas glorias ocupan páginas del pasado, aunque entre quienes nunca dejaron de tocar y quienes regresaron, estas cuatro bandas forman el adn de nuestro rock. Tal suceso debería llenar nuestro reciento de mayor aforo, el Estadio Nacional, hito que sólo muy pocos pueden contar en nuestra tierra. Tan lejos no estamos: vale mencionar que las tres primeras bandas mencionadas habían anunciado un concierto juntos para finales del 2012, pero que por motivos particulares del recinto (Teatro Caupolicán) lo pospusieron para el 2013 sin fecha determinada. 50 años de historia sobre un mismo escenario con clásicos absolutos dentro de nuestro cancionero (‘La Conquistada’, ‘Heroína De Nueva York’, ‘Los Momentos’, ‘Ayer Mataron A Mi Hermano’, por nombrar algunas), canciones que se corean porque son parte de nuestra banda sonora «por naturaleza». Una deuda histórica. 

“B4 Psicodelia XXI”: Flaming Lips, Tame Impala, Black Angels, Black Moth Super Rainbow 

Imagen video ‘Elephant’ de Tame Impala

No pudimos estar en el colorido 1967 y no podemos rememorarlo. Sin embargo, la nueva savia de los «nietos» de Timothy Leary están haciendo de las suyas trayendo de vuelta la psicodelia sesentera en los más diversos formatos y con una actividad envidiable, sacando cada dos años nuevos álbumes. Dentro de toda la camada de bandas que están haciendo un revival del género, estas cuatro sobre un mismo escenario nos harían volar (literal) y hacer percibir cosas fuera de este plano con los acordes que fluyen desde los parlantes hasta el éter de nuestro ser. Además, llevan sus sonidos por paletas de colores distintas, ya sean éstas más orientadas al garage, al synth pop o a la experimentación, lo que da mérito a este line-up propuesto. Una invitación a probar la droga alucinógena permitida: la música en vivo. 

“B4 Ídolos Eternos”: Neil Young, Bruce Springsteen, Bob Dylan, Paul McCartney 

Los dos que faltan por venir: Neil Young y Bruce Springsteen.
Acá, juntos en concierto en 2004

Adicionando sus edades, estos cuatro dinosaurios de la música sumarían casi 400 años. Y si quieren discutir que no fueron pioneros en el devenir del rock, son los más respetado en su estilo. Un cuarteto de músicos enormes, con discografías del mismo tamaño y difíciles de cuestionar. Con la excepción de Sir Paul, estos músicos han sabido brillar desde sus inicios con luces propias en sus carreras solistas, y si fuera poco, han generado gracias a sus melodías la influencia necesaria para que sus aprendices siguieran cimentando el camino del rocanrol.  Dos que el público sudamericano ya conoce perfectamente en vivo, como Dylan y Macca, y dos que mantienen una deuda enorme para una cantidad no menor de fanáticos. Neil y Bruce (eternos rumores y siempre sonando en Brasil) Un concierto de esta envergadura sería un hito universal. Para tener en cuenta, además, si uno lo piensa, esto es «ahora o nunca». Qué bonito sería.

“B4 El Sueño Del Pibe”: Black Sabbath, The Who, Led Zeppelin, The Kinks 
The Kinks, a pesar de su gran legado en la música popular,
olvidados y a la sombre de los gigantes de la invasión brit

No hay registro alguno que en sus ensoñados años de mayor actividad hayan concordado en un mismo escenario. Pero no hay duda alguna que estas cuatro bandas son la quintaesencia de lo que llamamos rock. Si bien cada una carga con al menos un muerto en sus filas, no son desconocidas las reuniones de sus integrantes vivos para dar vida a estas bestias y mostrarnos, una vez más, como se hace rocanrol. Su legado traspasa las fronteras de su natal Inglaterra y ya son patrimonio de la humanidad, pero llegar a un mismo escenario -que seria como un monstruo de cuatro cabezas- es impensado, una locura en los sueños de los más osados. Si bien es cierto que los dos primeros están cada vez más cerca de llegar a tocar en este rincón del globo -de hecho, Black Sabbath está confirmado para Brasil y Argentina a la fecha-, pensar en algo con los otros dos resulta imposible, aunque Robert Plant tenga desocupada su agenda para el 2014 como lo ha hecho saber para una supuesta reunión de Led Zeppelin, teniendo en cuenta toda las buenas críticas que generó la salida de su dvd Celebration Day el año pasado.  

“B4 Metal Cronology”: Mastodon, Pantera, Slayer, Black Sabbath
Pantera + Slayer = los vaqueros del infierno

Para cualquier aficionado al metal, motivos sobrarían para ver a estas cuatro bandas en un mismo escenario. El aporte que dieron al género pesado del rock es mundialmente aceptado, y cada una le dio nuevos aires, para que de ahí en adelante surgieran, cada vez, sonidos más novedosos y actualizados. Mastodon, la más nueva, ha marcado el camino para las  generaciones más actuales tomando varios elementos musicales y fundiéndolos en uno solo. Pantera marcó los años 90 y fundó el groove metal, para así sobrevivir al abrumante surgimiento del grunge y demostrar que el metal es invencible. Slayer, un original del Big 4, logró marcar a muchas generaciones desde Reign In Blood, demostrando que el thrash/death metal al hueso también puede encantar a miles de personas. Y al final, la banda por excelencia, creadores del heavy metal y germinales en otras variantes que surgirían tardiamente de la mano de las siguientes generaciones (como el doom, el stoner, el sludge). Claro, Black Sabbath. 

“B4 De Las Máquinas”: Nine Inch Nails, Marilyn Manson, Rammstein, Ministry 
Pupilo y maestro. Manson y Reznor compartiendo escenario

Si bien podrían haber otros nombres que rotaran, éstos son los cuatro que alcanzaron más visibilidad en la construcción del estilo comúnmente denominado rock/metal industrial. Colaboraciones entre NIN y Manson son archiconocidas, pero con los otros dos grupos no tiende a haber mucha onda. De todas formas, ver a éstos cuatro juntos sería legendario, y no sólo musicalmente, ya que el estilo resiste gestas visuales y estéticas dignas del mejor rock progresivo de estadio. Sintetizadores rugiendo al golpe de toneladas de fuegos de artificios explotando en el cielo (refiérase a Rammstein) o de propuestas lumínica a lo NIN. Y bueno, qué decir de tipos como Manson que brindan una performance digna del Teatro Bolshói sobre el escenario. No apto para los melómanos puristas.  

“B4 Nü Metal”: Korn, Deftones, System Of A Down, Rage Against The Machine 
Voceros de la generación 2000. Korn y Deftones 

Estos cuatro tienden a ser reconocidos como los bastiones del nü metal (o metal alternativo de la época, como a ellos les gusta llamarse, o «aggro», como se hizo más popular en estas tierras). Si bien Rage Against The Machine se desmarca un poco del sonido, comparte gran parte de la fanaticada con el resto de estas bandas y, simplemente, sería histórico verlos compartiendo escenario, por ejemplo, con otra banda con fuerte discurso político como es System Of A Down. Al igual que en el caso del grunge, todos suenan bastante distinto, pero la prensa y los fanáticos -por algo será- los juntaron dentro de un mismo imaginario. Imaginario que fue boom para la industria y el mercado musical a finales de los noventa. Irresistible para los otrora adolescentes de los dos mil.

“B4 Palm Desert”: Queens Of The Stone Age, Kyuss, Masters Of Reality, Mark Lanegan Band 
La gran familia del desierto florido californiano.
Un registro gráfico de las Desert Sessions 

Escena colaborativa por definición. Si bien no todos han grabado ahí, y las asperezas entre Josh Homme y todo el plantel de Kyuss hoy en día parecen insuperables, lo cierto es que ver a estos cuatro desfilar por un mismo escenario, que han grabado juntos y han compartido integrantes, da para pensar en un sinfín de invitados al escenario de ida y de vuelta, como en la mejor época de las Desert Sessions, el proyecto casi familiar de Josh Homme que se activa en sus ratos de aburrimiento, pero de donde han salido canciones y colaboraciones de ensueño, que por lo demás hacen suyo el espíritu de nuestros tiempos. Amigos (y enemigos) del desierto metanfenamínico que sin duda harían estallar cualquier escenario. 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: