Fotografía Sónica #2: Annie Leibovitz

Segunda parte de la serie “fotografía sónica”. En esta ocasión, conoceremos el trabajo de la fotógrafa mejor paga del mundo: Annie Leibovitz, quien con su personal técnica de retratar a las figuras del rock, el cine y la moda, cambió la estética de la cultura pop a mediados de los ’70.


Annie Leibovitz es, oficialmente, una “leyenda viviente”, y esto no es una mera declaración de admiración, sino un hecho concreto: la Biblioteca de los Estados Unidos le dio este título1 en abril del año 2000. Como proto-fotógrafo, me pregunto cuánto te cambia la vida ser una leyenda legitimizada por doce años.
Excentricidades más, excentricidades menos, la fotógrafa mejor pagada del mundo se ha ganado esta distinción en base a trabajos notables, entre los que abarca el fotoperiodismo y la fotografía de paisajes. Pero el que mayor fama (y billetes) le ha acarreado ha sido retratando celebridades, particularmente a sus “colegas leyendas”, entre las que por supuesto hay muchos provenientes del mundo del rock.
Annie nace en 1949 en Connecticut. Durante sus años de escuela invirtió mucho de sí en intentar desarrollarse en diversas ramas de las artes, como la escritura y la música, rematando en 1967 al ingresar al Instituto de Arte de San Francisco, del que se graduará como profesora de Artes Visuales. Conoció el «cuarto oscuro»2 en Filipinas, pues su padre militar fue enviado a raíz del conflicto con Vietnam a la base Clark. De vuelta en Estados Unidos se gradúa como Licenciada en Bellas Artes, en San Francisco, en 1971.
Empezó a trabajar en la Rolling Stone en 1970, después de un “paseo” entre Vietnam e Israel, y luego de haberse licenciado en Bellas Artes. Al poco tiempo empezó a destacar, elaborando imágenes descollantes que cambiaron definitivamente la iconografía fotográfica del rock, permitiendo que la Rolling Stone cobrara un brillo adicional asociado a las más interesantes portadas en el mundo de los magazines sobre cultura pop. A 3 años de trabajar en la revista, en 1973, Leibovitz es nombrada Directora de Fotografía (con sólo 23 años), exclusivamente en base a su trabajo sobresaliente. A partir de entonces, se empezaron a lanzar muchas de las más difundidas, influyentes y valiosas portadas de la revista, entre las que se cuenta precisamente el último retrato de John Lennon. Esta influencia, desde la Rolling Stone al mundo, marcó pauta para el desarrollo de todos los medios impresos sobre rock y pop contemporáneos y sucesores, y su influencia llegó a redefinir la idea de “fotografía de moda”.
Yoko Ono & John Lennon, 1980
La imagen resultante de la última sesión fotográfica de Lennon, es una de las más difundidas del matrimonio que formaba junto a la artista Yoko Ono, y la más importante en la carrera de Annie. En el retrato, se ve a un vulnerable y desnudo Lennon, abrazando a Ono con una religiosa devoción. Según la pareja, esta imagen conseguía que se mostrara de inmejorable forma su relación, lo cual pareciese ser una brutal y honesta declaración; inevitable, si se quiere, de acuerdo a la exquisita síntesis conseguida en las imágenes de esta sesión por Annie.
Cabe mencionar que, horas después, John Lennon sería asesinado, y que estas imágenes serían fuente para innumerables teorías y relatos metafóricos sobre la muerte del ídolo inglés. Ninguna que valga la pena citar, por lo demás, salvo la narración del escritor Scott Spencer, quien esboza en una frase la síntesis de la imagen: “la racionalidad no puede desarmar lo espeluznante de esta extraordinaria foto”3, y llega a entronizarla como La Pietá4 del rocanrol.
Leibovitz ha tenido la habilidad de conseguir desnudos de artistas que no lo hubieran ofrecido a otros fotógrafos, pero una gran excepción es precisamente la de Yoko Ono, que se negó a desnudarse y por eso figura vestida en la fotografía comentada. Sin embargo, el desnudar gente se suma a su capacidad de agregar mucho contenido a partir del fondo o contexto de sus imágenes, lo que le permite generar relatos visuales que superan la impresión de la imagen fija de una fotografía, permitiendo desarrollos imaginativos más profundos, tal como se puede apreciar en ésta imagen de Sting en el desierto, desnudo, pero cubierto de barro, lo que no es una estrategia de “enmascaramiento”, sino una manera de vincularlo visualmente con el entorno y favorecer el relato. Porque además de la capacidad de observación, sus instantáneas buscan una profundidad psicológica. La propia Annie lo manifiesta: «eso es lo que me gusta conseguir. De eso depende la perdurabilidad de una imagen, sólo así puede incluso modificar tus ideas sobre un paisaje concreto o sobre alguien».
Ya antes de esta foto había realizado retratos a diversos artistas, muchos de los cuales iniciaban sus despegues al estrellato, mientras otros gozaban del alunizaje. Desde entonces, trabajaba el contexto como un elemento que ayudaba a crear una historia, o un discurso en torno a sus conceptos sobre sus retratados, cuestión que hoy se le reconoce como un sello personal en su fotografía. Como fotógrafa de la Rolling Stone, es la responsable de 142 portadas, cada cual más importante que la otra, y en su mayoría, parte de las más valiosas imágenes de la historia del rock.
Las siguientes son un par de muchas imágenes conseguidas en la gira de los Rolling Stones de 1975, en la que pudo experimentar ambos polos de su personalidad, pues al ritmo de los Stones, era de suponerse colapsar por un lado y por el otro. Leibovitz, cayó en los vicios y excesos del rocanrol: el alcohol, las drogas, el sexo, intentando seguir el ritmo a los ingleses, pero, al mismo tiempo, se validó e instaló su nombre en el circuito de los grandes fotógrafos del rock. Una por otra, como se dice.
The Rolling Stones, 1975
Una más reciente, del eterno Keith Richards, en la que las botellas de whiskey figuran reemplazadas por una tacita de café, en la habitación de un hotel, con los años y las fiestas a cuestas, pero sobre un tipo más entregado al relajo que a la estridencia. Esta imagen corresponde a una campaña publicitaria de la marca Louis Vuitton.5
Keith Richard, 2008
Una imagen ultra difundida de Patti Smith, un retrato sencillo, técnicamente, pero que mediante el encuadre, la altura de sus ojos y mentón, y la cara lavada; ha reunido mucho de lo que esta artista representaba: actitud punk sumada al feminismo. Andrógina y afilada, como la mejor contraparte a los oscuros años de la música disco.
Patti Smith, 1978
En la próxima, la portada del disco Born In The USA, de Bruce Springsteen. Andrea Klein (directora de arte) y Leibovitz, pasaron semanas tratando de descubrir qué era lo más adecuado, y terminaron recuperando esta imagen entre las fotos descartadas: una reconstitución de los colores de la bandera de Estados unidos, entre las franjas y el jeans de El Jefe. Lo simple, pero cargado de significado. En palabras del propio Springsteen: “parece que mi trasero funcionaba mejor que mi cara”6.

Bruce Springsteen – Born In The USA, 1984
Annie Leibovitz, como artista, ha desarrollado una carrera brillante, la que ha sostenido en base a los tres factores invariantes en el desarrollo de la trayectoria de todas las leyendas. La primera, un talento innato; la segunda, un trabajo serio y una preparación juiciosa; y en tercer lugar, y muy importante, la fortuna de estar en el lugar y el momento indicado, algo que pareciese aplicar especialmente a la carrera de un fotógrafo.
Como fotógrafa, goza de un gran reconocimiento, tanto por estas imágenes como por sus trabajos en el mundo de la moda. El carácter de leyenda con el que más podemos enganchar a los amantes del rock, es precisamente el trabajo tras esas instantáneas imperecederas de nuestros baluartes y los momentos épicos de sus carreras, así como por haber sido parte del desarrollo artístico alrededor de la cultura pop de los ’70, del advenimiento de grandes “nuevos” iconos del rock, el ocaso de otros y la consagración de figuras que atravesarían las décadas, y de la vigencia de ese trabajo hasta el día de hoy.
Si bien es cierto Annie hoy trabaja su lenguaje visual de forma distinta (para algunos sobrecargada) y más aún, “sobreproducida”, es parte de los lujos que se permite como la “rockstar” que es, y que se dan en cualquier especialidad, a quienes se les ofrecen sendos presupuestos para satisfacer sus caprichos.
The White Stripes, 2003
En lo personal, me quedo con el trabajo del que hemos hablado en estas líneas. Hay que reconocer, sin importar todo ello, que su contribución permitió el nacimiento de un “estilo”, lo cual no es algo de lo que muchos en la historia puedan jactarse. Más allá de los cambios técnicos y de producción que se hayan ido sumando a su trabajo en los últimos años, el principal aporte de Annie Leibovitz es superar el retrato, superar la pose, y otorgar verdaderos testimoniales instantáneos, abiertos a la interpretación, pero con mucho texto que leer en cada una de sus imágenes.

Creo que mantengo esa libertad (de trabajar como en las giras con los Stones), pero con la responsabilidad de los años y del tiempo también crecen los miedos. La semana próxima tengo un trabajo y ya estoy nerviosa, pensando cómo lo voy a resolver. Aunque usted me pregunta por aquellos trabajos míos de los años 70… Entonces yo era una niña… Me gusta ver aquellas fotos, pero no olvido la edad que tenía entonces, ni la ingenuidad. Lo que me gustaba entonces era ser joven, no tener prejuicios, lanzarme a los retos de cabeza. Pero llegar a una edad como la mía me permite saber realmente lo que hago. Eso es mucho más interesante. No quiere decir que pierdas pasión, pero entran en juego muchas variables que te pone delante la vida.7

ANEXO

En 2007, en la serie de documentales para tv American Masters, se edita y emite un especial sobre Annie, dirigido por su hermana Barbara Leibovitz, y titulado Life Through A Lens (Una vida a través de la cámara). El documental cuenta la manera en la que Annie consigue entrar en el mundo profesional y cómo evoluciona su carrera.


1 Living Legend: Annie Leibovitz. Abril 2000. Disponible en la web de la Biblioteca del Congreso de EE.UU.
2 Sala oscura en que los fotógrafos revelan sus fotografías
3 Scott Spencer, «La inquietante despedida de John Lennon». 01.07.06. Disponible en la web de la revista Rolling Stone Argentina.
4 La famosa escultura de mármol de Miguel Ángel que se exhibe en la Basílica de San Pedro.
5 Reportaje de la publicidad en El País: «‘Blues’ de madrugada con Keith Richard», por Mabel Galáz. Publicada el 04.03.08, y disponible en la web de El País.
6 Declaraciones de Springsteen en una entrevista realizada por el periodista Kurt Loder para la revista Rolling Stones. 06.12.84. Disponible en la web de fans de Bruce Land Of Hope And Dreams
7 Declaraciones de Leibovitz en entrevista realizada por el periodista Antonio Lucas. Publicada el 18.06.09 y disponible en la web del periódico El Mundo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: