Esperando por el fantasma de Tom Joad

Tom Joad es el personaje principal de la película estrenada en 1940 The Grapes Of Wrath (Las Uvas De La Ira) de John Ford, basada en la novela homónima del escritor estadounidense John Steinbreck, publicada un año antes, y que se convirtió de inmediato en un libro polémico, por su contenido y crítica social, llegando a ser prohibido en algunos estados de EE.UU. En la película, Tom Joad -interpretado por Henry Fonda– es el hijo de una familia yanqui proletaria que, ante la crisis financiera de 1930, son expulsados de sus viviendas y deciden emigrar a tierras más prosperas, atravesando el país desde Oklahoma hasta California, todo esto en un viejo camión donde, desde los niños hasta los abuelos, se embarcan en la búsqueda de tierras, trabajo y dignidad. La película fue ampliamente debatida por la controversia que generaba, a raíz de su tono de política de izquierda que incomodaba a la clase poderosa, porque sacaba debajo de la alfombra económica la realidad del pueblo estadounidense post Gran Depresión.

Trailer de la película.

Sigamos con la historia de Tom. Era el segundo de los hijos de la familia Joad. Luego de salir de prisión, vuelve a la casa abandonada de su familia y se entera que todos se han marchado a California. Una vez que los encuentra, éstos también encuentran un hogar, pero se ve envuelto en una disputa en defensa de su familia que termina mal, y para no volver a la cárcel, se convierte en fugitivo. Al mismo tiempo, se da cuenta que hay mucho porqué luchar además de tener un techo y un trabajo. Antes de marcharse, habla con su «Ma», en este gran dialogo de la historia del cine:

– ¿Sabes en qué he estado pensando? En Casy. En lo que dijo. En lo que hizo. En cómo murió. Y lo recuerdo todo. Era un buen hombre. También he estado pensando en nosotros. En nuestra gente viviendo como cerdos cuando hay tierra fértil sin cultivar. O quizá un tipo con un millón de acres y 100.000 granjeros muriéndose de hambre. Y me preguntaba qué pasaría si todos nos juntáramos y gritáramos…
– No. Te encontrarían y te matarían. Como a Casy.
– Me encontrarán de todas formas. Antes o después, me encontrarán por una cosa o por otra. Hasta entonces…
– No pensarás matar a nadie.
– No, mamá, no es eso. Es que, si voy a seguir siendo un delincuente, quizá entretanto pueda hacer algo. Quizá pueda averiguar algo. Ir tirando y quizá averiguar qué es lo que está mal. Y luego ver si no hay nada que se pueda hacer. No lo tengo tan claro. No puedo. No sé lo suficiente.
– ¿Cómo tendré noticias tuyas? Podrían matarte y no me enteraría. Podrían hacerte daño. ¿Cómo lo sabré?.
– Quizá sea como decía Casy. El hombre no tiene alma propia, sino un pedazo de un alma más grande. El alma grande que nos pertenece a todos. Entonces…
– Entonces, ¿qué?
– Entonces, no importa. Estaré en la oscuridad. Estaré en todas partes. Allá donde mires. Allá donde se luche porque los hambrientos puedan comer, ahí estaré yo. Allá donde un policía le pegue a un hombre, estaré yo. Estaré en los gritos de los hombres cuando estén furiosos. Estaré en la risa de los niños cuando tienen hambre y la cena esté lista. Y cuando la gente coma lo que cultive y viva en las casas que construye, allí también estaré yo.

Es aquí cuando entra el rock para apoderarse de este potente discurso y hacerlo canción, a través de la lírica de Bruce Springsteen, uno de los músicos más populares de Estados Unidos (pero muy poco reconocido fuera de su país). Fue Springsteen quien conmemora el espíritu de nuestro protagonista en ‘The Ghost Of Tom Joad’, en el disco del mismo nombre, lanzado en 1995.

Carátula del disco de Springsteen

Now Tom said, “Mom,wherever there’s a cop beatin’ a guy
Wherever a hungry newborn baby cries
Where there’s a fight ‘gainst the blood and hatred in the air
Look for me Mom, I’ll be there
Wherever there’s somebody fightin’ for a place to stand
Or decent job or a helpin’ hand
Wherever somebody’s strugglin’ to be free
Look in their eyes Mom you’ll see me.”

Bruce Springsteen

Unas décadas antes, el cantante folk Woody Guthrie había compuesto la canción ‘The Ballad Of Tom Joad‘ (1940), la que escribió inmediatamente después de ver la película de John Ford. Es desde acá donde «El Jefe» sacó su inspiración, luego de haber leído la novela y visto la película.

Tres años más tarde, una de las bandas más comprometidas con los temas sociales: Rage Against The Machineversionó la canción, que fue incluida en su disco de covers Renegades de 2000, justo antes de la disolución de la banda. Fue aquí, cuando me cruce con esta gran canción, para luego descubrir la gran historia que lleva detrás a partir de ver la película.

Es el fantasma de Tom Joad, un estandarte de la lucha social que esta presente en el imaginario colectivo desde hace 70 años.

2 comentarios en “Esperando por el fantasma de Tom Joad”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: