>

La Banda Tributo


image

El otro día, un viejo amigo me invitó a una tocata de su nueva banda.
Habíamos tocado antes en otras bandas, pero este proyecto parecía ser bastante más serio que los que compartimos. Su única intención en la música, era llegar a tener una banda “tributo”, de alguno de los grupos que le gustaban. Y por supuesto que tuvimos, la discusión trascendental sobre por qué tener una banda tributo, era una cuestión demasiado sharsha pobre.
image

El asunto, es que por esos compromisos que uno tiene con sus amigos, fui a ver la presentación de su banda en House of Rock & Blues. La velada fue de re-encuentros con todos los viejos amigos, amenizada con el tributo grunge-noventero de esta banda tributo, así que era una visita a 15 años atrás, lo que para efectos de la memoria, es bastante estimulante.

Cuando teníamos 15 años menos, rockearse el Ten o el Nevermind, era todo lo que hacía falta para tener una velada perfecta. En ese entonces sacábamos las canciones en guitarras de palo, y cantábamos al fragor de copete barato y tóxico. Una gran época de la vida.
Quince años después, varios de ese lote hicieron bandas, ninguno con mucho éxito, otros abandonaron la música, otros lo cruzamos con otras actividades, en fin...
Tener una de esas bandas que imitan lo más fielmente posible a quienes “tributan”, es una pega exigente, no crea que no. Requiere un particular talento para hacer la imitación, ser extremadamente (o lo más posible) riguroso con la ejecución… y así, un día se ganan el “derecho” de tocar en House of Rock & Blues, que es la catedral de las bandas tributo.

image

En este caso, una banda formada por gente que tiene que encontrar el tiempo para ensayar, y algunos con más disponibilidad, tiene sus aciertos y sus errores. Esa prolijidad de los próceres del “tributismo” no es alcanzada, y al día siguiente, la banda está disuelta. Por eso mismo quizás, y luego me pregunto… Y qué habría pasado si lo que tocaron, hubiese sido original?
No hay ese mérito rockero en el tributo. Eso es lo que pienso. Una banda tributo es una banda de fans. Tanto es así, que muy probablemente la disolución de esa banda no se deba a haber alcanzado el techo, al tocar en HoR&B, sino que por la exigencia sobre la ejecución de aquellos que no lo han hecho bien, en la correcta emulación de quienes son los imitados…
En fin, una banda sin peleas… El vocalista tiene en venta un amplificador y una guitarra.
Ojalá que si se ponen en la buena, escriban una canción sobre este episodio.

6 comentarios:

  1. Claudio Lizama dijo...:

    creo que las bandas tributos no deberían existir, o porlomenos que existiera una MENOR cantidad de locales que les den el espacio para tocar, no es por nada, creo que hay bandas que esconden un gran potencial en este pais, así como hay bandas que realizan música "original" copiando estilos aplicándolos malamente por tocar sin una actitud de banda sobre el escenario.
    Está muy bien que saques los temas de tu banda favorita, y te sirva de estímulo para aprender a tocar cada vez mejor, pero a la hora de salir a un escenario, no hay NADA como tocar temas originales, es una experiencia que no tiene como ser medida en ninguna escala racionalmente conocida. Opino que los jóvenes saquen todos los temas que quieran(aprenden más), los tatas, vallan vendiendo sus equipos, no le hacen un bien a este país.
    La culpa acá la tienen locales como el óxido o el House of Rock&Blues que promueven esta nefasta práctica.

  1. PCP® dijo...:

    Es tan nefasta como la mala gestión de bandas originales.
    SI las nuevas bandas supieran venderse, no habría espacios para bandas tributo.
    ¿Atentan contra la originalidad? SI
    ¿Le quitan espacios a bandas emergentes? SI
    ¿Porqué no están las bandas emergentes y si las bandas tributo? Esa es la pregunta en vez de basurear por basurear. @Claudio Lizama

  1. Felipe dijo...:

    Es verdad. Soy (y sobre todo, fui) un férreo detractor de las bandas tributos y fiel seguidor y buscador de bandas emergentes. Fue así como conocí un montón de bandas con mucho talento y un montón de actitud y aguante en el escenario como Brújula, Mortero, Le Mat, La Naranja de Merfy y todo el Clan Rock Lárico...en fin. Todas ellas nunca han pasado de tocar para sus amigos y conocidos, en parte importante, debido a la gestión, que deja bastante que desear.

    Sin embargo, yo creo que el problema es un poco más complejo, y es que estas bandas se insertan en un sistema que de verdad es difícil. Es un mercado muy muy chico y súper cortoplazista como todos los mercados en Chile. En ese sentido, a las bandas tributos se les hace refácil "gestionarse bien", porque lo único que tienen que hacer es tocar bien para que aparezcan un montón de bares dispuestos a pagarles 100 lucas por tocar, ya que una banda tributo siempre tiene un piso de 100 personas como público. Es el mercado fácil.

    Una banda emergente, aparte de talento, tiene que convencer a dueños de bares, disqueras, productores, y por sobre todo, al rockero medio chileno, que vale la pena. El tributo se ahorra todo ese trámite.

    Es un buen debate cabros.

    Saludos!

  1. Fernando dijo...:

    Gracias por extender la discusión.

    En mi opinión, las bandas de tributo y las bandas originales tienen una pugna de carácter artístico, y el tema de una buena o mala gestión es propio de cada agrupación, independiente de su estilo.

    No creo que las bandas con propuestas propias se vean directamente perjudicadas por la existencia de los imitadores, más bien creo que tiene que ver con el "consumo" de tocatas. El gusto chilensis por la banda que imita, es lo que determina que ellos cuenten con un "público cautivo", y a su vez, que esta forma de presentarse sea un "negocio".

    Para toda banda original, ganarse un puesto es un trabajo duro, y el éxito es escaso y esquivo, pero seguramente es más valioso y permanente.

  1. Fernando dijo...:

    ...a diferencia de lo que ocurre con una banda tributo, quienes son vehículo de la admiración del público a un tercero (la banda tributada)

  1. Seba dijo...:

    La causa principàl de que existan tantas bandas tributo, y que la mayoria de ellas sean de puros tatas, es que justamente hace algunos años estabamos en "el culo del mundo" y como no llegaban las bandas para aca teniamos que conformarnos con ver el tributo junto con los cassettes, sd'd, vinilos, etc.
    Ahora la cosa ha cambiado eso . Como esta la "papita" en Chile gracias a las productoras y quienes las financian (sí, nosotros mismos) tenemos espectaculos de priimer nivel que ya se lo desearia Argentina o Brasil, (Lollapalooza 2011 o como se escriba , por ejemplo). Asi que ya no son la gran cosa.


    Y como dice Claudio Lizama hay que darle a la oprtunidad a las bandas nuevas y mas jovenes ya que estoy un poco chato de ir a lo grandes festivales y ver siempre a los chancho, los jaivas, los tres, fiskales, etc. No digo que sean malos, pero falta una nueva ola...
    Lo que me emptece es que nisiquiera las bandas tributo se tienen respeto por ellas mismas.
    Basta ver los afiches del metro en los cuales Esta el nombre de la banda con diseño a todo colr y la media letra y abajo casi como letra chica de contrato el nombre de la banda que la tributa, esa wa si que me molesta

Publicar un comentario