> ,

La Noche en que Green Day sacudió a La Florida

No ví a BBs Paranoicos. No sé si tanto por un problema de desinformación mía, sino más bien porque nunca estuvieron tan claros los horarios… Alcancé a escuchar algo mientras me acercaba al estadio, pero no puedo hacer comentarios sobre ello, sería muy injusto.

A77aque presentaba su primer tema mientras yo llegaba al último control antes de adentrarme por los pasillos que me conducían a la tribuna pacífico. Bueno, sé que no es muy rockera la ubicación, pero calculé mal la fecha y compré la entrada pensando que era día de semana y que de ninguna manera podría llegar lo suficientemente temprano como para agarrar una buena ubicación.

P1100748

Confieso que por varios días consideré vender la entrada, que iba a estar lleno de pendex pre-adolescentes, que habría un montón de cabras chicas, con sus padres aburridos (y no mucho mayores que yo), y que al final, estaba pagando una entrada cara para un grupo que ya estaba convertido en una cosa muy diferente de esa que me gustaba tanto hace 15 años atrás, que me sentiría en un concierto de Jonas Brothers.

De cualquier manera, es preferible que la niñita de 13~14 escuche Green Day en lugar de Hanna Montana.

Cuento corto, tomo asiento 10 minutos y deseaba estar en cancha. A pesar de la pérdida en el sonido de A77aque, tras la partida de Ciro Pertussi, y que por ello ahora se presenten con sólo un guitarrista, cantar Donde las Águilas se Atreven, es una cuestión que ya me hacía estar satisfecho por la entrada que pagué.

El paseo por viejas canciones fue un poco breve, pero también lo fue su performance de 40 minutos. No tan intensos como a los que estaba acostumbrado, pero con un buen setlist.

Había bastante púber tarareando sus canciones, y no necesariamente las más nuevas, y eso me arregló el humor.

Una presentación aceptable. Pero la verdad es que, sacándome todo el cariño que le tengo a A77aque, se notó la falta de Pertusi. Al menos a nivel de guitarras. Agregaron un teclado que aportó poco y nada, y que más bien vino a ensuciar, quizás por un problema que podría haberse resuelto con perillas, pero francamente, esta no es una banda en la que quepa un teclado. La calidad del sonido fue directamente frustrante, me imagino que responsabilidad del técnico a cargo de la consola, y ojo, que no me refiero a la falta de volumen.

P1100752

Lo que sí es muy bueno, es que están de vuelta sobre la base del punk rock que los mantuvo juntos tanto tiempo, y eso se agradece. Más adelante vendrá el re-afiatada respectiva, manejando mejor la baja de una guitarra, o quizás acepten agregarla en otra persona.

Mientras, me decidí a abandonar ese asiento excesivamente junto al siguiente, y me quedé en el pasillo, pudiendo avanzar para tener mejor vista. Un premio! Se veía fantástico, y no tenía que sufrir nuevamente por ser un tipo con estatura promedio.

Green Day parte a tiempo. Como debe ser. La energía del trío es arrolladora, y se nota desde el momento en que los tipos entran en escena.

Trè Cool corre con su cara de enajenado, se pasea saludando y de un par de saltos, ya está sobre su batería.
Lo mismo los demás miembros de la banda.

Billie Joe Armstrong es prácticamente el mismo tipo, en energía y en actitud, que se presentó hace 12 años con su banda en el teatro Caupolicán.

Mike Dirnt está con esa prestancia del tipo que viene a hacer lo suyo. Es uno de los mejores bajistas de punk rock que ha dado California, y a pesar de que no pareciese tan comprometido con el público como los demás, el tipo está entregado a hacer bien su pega.

P1100798

El espectáculo se apoyó con un nivel de producción completamente insólito para una banda supuestamente Punk. Y ojo acá, que vale la pena una reflexión.

Billie Joe y compañía tuvieron una carrera de 10 años antes de Dookie, que es el disco que los lanza a escala mundial. En ese entonces, andaban tras el sonido punk que se gestaba en California. Green Day no es una bandita de laboratorio, ni de chicos lindos con los ojos pintados. Si los miramos desde el prisma de ser una banda punk, podemos estar muy disconformes con lo que actualmente son, que es resultado de esfuerzos publicitarios y millones de dólares en márketing, pero creo que eso es algo que abandonaron voluntariamente en beneficio de su propio espectáculo, no creo que a nivel musical hayan sacrificado algo realmente importante para llegar ahí. Finalmente, el ser una banda de escala mundial, con una puesta en escena como esta, es según demuestran en cada presentación, el resultado de un trabajo serio. Esta es una banda de músicos que tocan bien, que tienen muchas horas de trabajo, y que hoy día cosechan los beneficios de esos esfuerzos, obviamente acompañados de la buena fortuna que les tocó.

P1100826

Volviendo a lo visto, la banda presentó un show de 3 horas. El paseo por los temas viejos fue un verdadero regalo para quienes los conocemos desde Dookie. Sobre todo por aquellos temas incluso anteriores a ese disco.

La coreografía entre efectos de llamas, fuegos artificiales, la pistola lanzapoleras, el cañón de rollos de papel higiénico, y todos los etcéteras, ayudaron a que fueran 3 horas muy divertidas, y el goce de las canciones se potenciara con la performance, pues en ningún caso (a diferencia de lo que pasa con otros chantas), vinieron a suplir la calidad en la ejecución, o tapar ripios de la banda.

P1100832

Subieron gente al escenario a cantar, a tocar la guitarra, una chica recibió el regalo de la vida llevándose a casa la guitarra que BJ le regaló… O SE A!

Green Day tocó 30 canciones antes del primer bis, y completó un show de 35 canciones, excelentemente bien ejecutadas, seguramente por los muchos conciertos que ya llevan en el cuerpo por esta gira, y apoyadas por una puesta en escena espectacular. Hubo el payaseo patentado ya, particularmente en Trè Cool y en Billie Joe. Guiños a clásicos del rock como Iron Man de Black Sabbath, Rock and Roll de Led Zeppelin, Sweet Child O’ Mine, Highway to Hell, etc… como una venia al rock con el que crecieron... (tal cual creció uno mismo)

En resumen, Green Day está a la escala que está por el esfuerzo de márketing, pero también a consecuencia de ser una gran banda, con una energía que pocos pueden dar, con un excelente repertorio y que al final de la noche me hizo agradecer no haber vendido la entrada, pues este fue un concierto para la memoria de las cosas bien hechas.

Acá el setlist:

http://www.setlist.fm/setlist/green-day/2010/estadio-bicentenario-de-la-florida-santiago-chile-73d502a5.html


Muchas gracias por las fotos a Karina Godoy, quien evitó con su envío, que tuviera que poner las penosas fotos que mi celular de palo puede tomar.

3 comentarios:

  1. Chuqui dijo...:

    Yo he ido a muchos conciertos de "rock" en sus más diversos sabores. No podemos comparar el de Green Day con uno de Roger Waters o el mejor de los 5 de Iron Maiden en Chile... pero creo que el show del domingo fue uno de los mejores que ha habido en Chile.

    Comenté esto con gente que fue sólo a ver A77aque, o algunos otros que conocían poco la discografía de Green Day, y todos concuerdan en lo mismo.

    Saludos.

  1. Fernando dijo...:

    Totalmente de acuerdo Chuqui. Muchas gracias por comentar.

    Saludos!

  1. Karlita TV dijo...:

    Muy bueno el review, me encantó y realmente reflejó lo que sintió la mayoria de la gente que fue al recital ese día, un gusto leerlo.

Publicar un comentario